Si quieres descubrir cómo hacer un plato de lo más interesante que puede servirte tanto como almuerzo o como cena, te vamos a detallar cómo preparar unas deliciosas espinacas con bechamel.

Beneficios de las espinacasEspinacas con bechamel

Esta verdura es una de las más perdurables. Puede sobrevivir durante todo el invierno y estar todavía perfecta en primavera. Los beneficios que aportan las espinacas al organismo son numerosos gracias a la presencia de potasio, zinc, magnesio, manganeso, calcio e hierro, además de numerosas vitaminas. Por otra parte es un poderoso antiinflamatorio, por lo que es ideal para aliviar dolencias como la artritis. Incluso favorece la salud de nuestro corazón.

Receta de espinacas con bechamelEspinacas con bechamel

Son numerosas las veces que no contamos con demasiado tiempo para cocinar y por ello se opta por soluciones rápidas, pero sin duda, no tan saludables. Las espinacas con bechamel es una receta muy sencilla, que no te llevará mucho tiempo y que además es muy saludable.

Y es que aunque las espinacas no suelen ser demasiado populares, cocinadas con bechamel están riquísimas. En especial si se le añade por encima un poco de queso y se gratina en el horno durante unos minutos. Seguro que nadie puede resistirse a este plato, ni siquiera los menos amantes de las verduras.

Ingredientes

  • 500 gr. de espinacas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 100 gr. de queso
  • 1 pizca de sal

Para la bechamel

  • 30 gr. de harina
  • 30 gr. de mantequilla
  • ½ litro de leche
  • Nuez moscada
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. Comienza lavando las espinacas y cocinálas con un poco de agua y sal. Mientras se cuecen pela los ajos y pícalos bien pequeños.
  2. A continuación dóralos en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Cuando estén las espinacas listas, escúrrelas y agrega el sofrito de los ajos para rehogarlas ligeramente.

    Espinacas con bechamel

    Lava muy bien las espinacas

  3. A continuación prepara la bechamel. Para ello calienta la mantequilla en una cacerola y cuando se funda, echa la harina. Remueve con ayuda de una cuchara de madera y cuando esté la harina tostada, echa la leche poco a poco sin dejar de remover en ningún momento. De esta manera no se formarán grumos. Echa sal, pimienta y un poco de nuez moscada y cocina durante 10 minutos.

    Remueve la bechamel con una cuchara de madera para que no se formen grumos

  4. Pon a calentar el horno a 180º. Mientras tanto engrasa un molde apto para horno y esparce en él las espinacas con el ajo. Encima pon la bechamel y para finalizar, el queso rallado.
  5. Hornea durante 10 minutos más hasta que el queso esté gratinado y ya tienes las espinacas con bechamel listas para servir.

Consejo

Y si quieres sorprender aún más a tus invitados, puedes utilizar esta receta como base para elaborar unas deliciosas croquetas. Solo debes colocarlas en una fuente y en lugar de meterlas en el horno, introducirlas en el frigorífico durante unas horas para que la masa se asiente. Después se forman las croquetas, se pasan por harina, por huevo y por pan rallado, y se fríen en aceite bien caliente.