Contar con una buena receta de salsa bajo la manga es perfecto para salir del paso en cualquier eventualidad o situación de improvisto en la que queramos brindar a nuestros comensales un gustito único, esta receta de salsa de queso es ideal para ser acompañada por galletas saladas, trozos de pan, carnes y verduras.

Receta de salsa de queso

El queso es un alimento increíblemente nutritivo y además fundamental dentro de la dieta básica del ser humano.

Su uso en la cocina es frecuente al ser uno de los alimentos principales para nuestro bienestar. Por ende, utilizarlo en una gran variedad de preparaciones es más que frecuente.

Al encontrarse fabricado con leche y mantener una textura que, por lo general, tiende a ser muy moldeable, es perfecto para integrar en cualquier tipo de preparación.

Por ejemplo, en una infinidad de salsas en donde se utilizan los distintos tipos de quesos existentes, según su sabor, textura y forma para dar ese toque especial a nuestras recetas favoritas.

Lo cierto es que, utilizarlo como ingrediente principal de una salsa es una forma mágica de integrar varios ingredientes en un solo plato lleno de sabor y aroma.

En esta receta de salsa de queso jugaremos un poco en su preparación para dar un sabor ahumado a la salsa que de seguro hará que quienes la prueben quieran continuar disfrutándola.

Salsa de queso

Queso batido o quark

Ingredientes

  • 150 g de queso fresco batido o tipo quark
  • ½ cucharada de sal ahumada
  • 2 dientes de ajo
  • ¼ de cucharada de azúcar
  • 10 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 20 g de perejil fresco

Preparación

  1. En primer lugar, debemos colocar dentro de un mortero los dientes de ajo junto con la sal

    Salsa de queso

    Los ajos en un mortero

  2. Trituramos ejerciendo fuerte presión hasta lograr una especie de pasta densa
  3. A continuación, incorporamos el queso, el azúcar y el aceite
  4. Continuamos mezclando con presión para integrar los ingredientes hasta que emulsionen o compacten

    Salsa de queso

    Trituramos hasta obtener una crema

  5. Troceamos bien el perejil

    Salsa de queso

    Troceamos el perejil

  6. Añadimos los trozos de perejil a la mezcla y removemos bien
  7. Servimos nuestra salsa y podemos degustar

    Salsa de queso

    Degustar con el acompañante de nuestra preferencia

Consejos

Al momento de añadir la sal y el azúcar solo hazlo a la mitad de la medida, para que al finalizar la preparación puedas probar y decidir si consideras que te gustaría sentir mayor sabor ahumado y más acidez.

La mejor forma de resguardar la salsa es tapándola con papel film y llevándola inmediatamente al refrigerador luego de haberla preparado.

Aunque no es probable que su buen estado perdure durante mucho tiempo, al menos podrás resguardarla un par de días y disfrutar de su sabor a una temperatura bastante agradable.

Si buscas que la salsa quede un poco más cremosa una buena idea es utilizar un poco de nata liquida y batir con los ingredientes, seguramente no podrás creer como has logrado tal exquisitez.