Del pescado se aprovecha casi todo. Su sabor único se encuentra presente desde su carne hasta sus aletas, es por ello, que algunas culturas aprovechan hasta los nutrientes que se concentran en sus ojos para preparar recetas únicas. En esta receta de gulas al ajillo lo comprobamos y disfrutamos de su exquisito sabor.

Las gulas son un derivado de que preparara de los músculos del pescado. Su proceso de preparación es realmente complejo y es realizado en modalidad industrial. Lo cierto es que, cuentan con poco contenido de calorías y grasas, por lo que, mezclarlos con un poco de ajo es perfecto para disfrutar de una receta deliciosa y saludable.

Las gulas son un derivado del conocido “surumi” de pescado.

Receta de gulas al ajillo

Prepara esta deliciosa receta de gulas al ajillo fácil de hacer con un toque de ajo. Sírvela para aperitivo o como entrante.

Ingredientes

  • 500 g de gula
  • 4 dientes de ajo
  • 8 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 guindillas cayena

Preparación

  1. En primer lugar, procederemos a trocear finamente el ajo junto con la guindilla

    Trocear el ajo

  2. Cogemos una sartén y la colocamos a calentar con el aceite a fuego medio
  3. Una vez el aceite se encuentre caliente, podemos añadimos los trozos de ajo a sofreír hasta dorar

    Cocinar hasta dorar

  4. Ahora podemos añadir la gula y removemos para que se impregne de todo el sabor del ajo
  5. Añadimos la guindilla y continuamos removiendo para mezclar todos los ingredientes
  6. Reducimos el fuego al mínimo y dejamos cocinar un par de minutos con constante remoción

    Cocinar con constante remoción.

  7. Al culminar los minutos de cocción, servimos en un plato directamente de la sartén
  8. Podemos degustar.

    Degustar

Consejos

Una de las mejores formas de preparar esta receta es con algunas gambas, al menos 250 gramos. Para prepararlas solo debemos cocinarlas durante 10 minutos en el sofrito de ajo hasta que comience a dorarse y luego añadir las gulas.

A su vez, podemos mezclar esta deliciosa receta de gulas al ajillo con un poco de pasta. Prueba añadirle un poco de queso parmesano encima al momento de servirla y podemos asegurarte que su sabor no te dejará pensar en otra cosa.

Si consideras que la guindilla puede añadirle demasiado picante a la receta, entonces prueba cocinarlas enteras sin trocearlas en ningún momento para evitar que puedan expedir todo su picor.

Calorías

120 calorías

Tiempo de preparación

25 minutos