Seguramente en algún momento has probado unos espaguetis, patatas o huevos acompaños de una deliciosa salsa que no has podido olvidar, entonces no puedes dejar de preparar esta receta de salsa holandesa que, no es la más fácil de preparar, pero si una de las más deliciosas.

Receta de salsa holandesa

Aunque es bien conocida como salsa holandesa, la realidad es que, fue originada en Francia y forma parte de las 5 salsas madres de la cocina francesa.

Al referirse a estas salsas como “madres” se debe a que, todas son un derivado o resultado directo de otra; entre ellas se encuentran: La salsa bechamel, española, de tomate, Veluté y por supuesto la holandesa.

En su mayoría, los historiadores dan por concreto que originalmente la salsa holandesa se llamaba “Isigny” como referencia a la ciudad Isigny-sur-mer en Francia, popularmente conocida por su tipo de mantequilla.

Durante la segunda guerra mundial el consumo de mantequilla en Francia disminuyo, al comenzar su exportación a Holanda, la famosa salsa Isigny cambió su nombre al que ahora conocemos.

Lo cierto es que, el exquisito sabor y suave textura de esta salsa es perfecta para combinar con otros alimentos.

Y aunque requiere de un poco de atención para ser preparada, esta deliciosa salsa holandesa seguramente te dejará sin palabras.

Salsa holandesa

La salsa holandesa pertenece a las 5 salsa madres

Ingredientes

  • 200 g de mantequilla
  • 3 yemas de huevo
  • ½ limón (zumo)
  • Sal y pimienta blanca

Preparación

  1. En primer lugar, debemos exprimir el limón y reservar el zumo

    Salsa holandesa

    Salsa holandesa

  2. Ahora cortamos la mantequilla en cubos y de igual forma la reservaremos
  3. Cogemos las yemas para batirlas junto con dos cucharadas de agua fría
  4. Vertemos los huevos batidos dentro de un recipiente apto para microondas o para soportar calor
  5. Cogemos una cazuela y la llenamos a la mitad de agua

    Salsa holandesa

    Llenamos a la mitad de agua

  6. Introducimos el recipiente con los huevos batidos dentro de la cazuela y colocamos a cocinar a fuego medio
  7. Dejamos que el agua en el baño de maría comience a hervir mientras removemos los huevos batidos
  8. Ahora añadimos un cubo de mantequilla a los huevos batidos y esperamos que se derrita

    Salsa holandesa

    Removemos la mezcla

  9. Removemos y añadimos otro cubo
  10. Repetiremos el mismo proceso hasta finalizar con todos los cubos de mantequilla
  11. Cuando hayamos derretido y mezclado toda la mantequilla, retiramos la mezcla del fuego
  12. Dejamos reposar hasta enfriar

    Salsa holandesa

    Debemos dejar enfriar

  13. Añadimos el zumo de limón y salpimentamos al gusto
  14. Podemos servir y degustar

    Salsa holandesa

    Lista para degustar

Consejos

La única forma de lograr la textura correcta para la salsa, es cuidar el baño de maría y remover constantemente mientras se añade la mantequilla.

Aunque no es sencillo de preparar, es importante que al hacerlo se realicen los pasos de la forma correcta.

Realmente el mejor consejo que podemos brindarte es que, disfrutes de esta salsa holandesa acompañada de algunos trozos de pan de pita o como aderezo de un delicioso pollo al vapor.