Existen una gran variedad de formas de preparar tarta de queso, pero en esta ocasión te traemos una de las más fáciles y seguras, ideal para iniciarse en la repostería ya que consta de ingredientes sencillos con un resultado completamente espectacular.

La tarta de queso es un postre clásico. Muchos le atribuyen la creación de este postre a los ingleses. Otros, dicen que la verdadera tarta de queso nació con los estados unidos de américa, pero la realidad es que esta deliciosa combinación de ingredientes se observó por primera vez en la antigua Grecia incluso antes de que los romanos los conquistaran.

Existe la leyenda de que incluso este postre espectacular se servía como parte de un elaborado festín para todos los atletas que concursaban en los juegos olímpicos. Muchos físicos y eruditos de la época afirmaban que este postre era un refalo de los dioses y por lo mismo debía ser parte de la ceremonia previa al inicio de los juegos deportivos.

Tarta de queso sin Horno

Ingredientes

Receta de Tarta de queso sin Horno

No es necesario ser un repostero para realizar una tarta de queso bonita y deliciosa, en simples pasos y con ingredientes fáciles de conseguir obtendrás resultados increíbles, los ingredientes a necesitar para hacer tu propia tarta de queso sin horno son:

Ingredientes

  • 20 galletas tipo maría o digestive (300 gramos)
  • 100g de mantequilla sin sal
  • 500 ml de crema de leche
  • 500 g de queso crema tipo philadelphia o Finlandia
  • 1 cda de granadina o gelatina en polvo sin sabor
  • 60 ml de agua fría
  • 100 g de azúcar
  • 3 cucharadas de mermelada

Cómo preparar la tarta de queso sin horno

  1. lo primero que haremos será preparar la base de la tarta, para esto la mejor opción es triturar las galletas con la licuadora en baja velocidad por unos 15 segundos, o lo suficiente para que queden como una especie de polvo grueso.

    Tarta de queso sin Horno

    Realizamos la base con galletas trituradas

  2. Ahora es momento de calentar la mantequilla, dejamos que se derrita un momento en fuego bajo y cuando ya esté liquida la juntamos con las galletas en la licuadora y mezclamos hasta que se hagan una combinación homogénea.
  3.  Tomamos un molde de silicona y vertemos en el la mezcla de las galletas, presionamos fuerte en el fondo para que se compacte bien y luego refrigeramos por 15 minutos.
  4. En tanto, mezclamos el agua con la granadina o gelatina en polvo, movemos bien y lo dejamos reposar por unos 10 minutos o hasta que la gelatina absorba el agua.
  5. Cuando la mezcla se haya endurecido la metemos en el microondas por  15 segundos y  reservamos.
  6. Ahora licuamos el queso crema, la crema de leche y el azúcar y batimos hasta tener una crema lo suficientemente densa. Después, agregamos la gelatina que teníamos reservada y dejamos que se mezcle.
  7. Retiramos la base de la nevera y vertemos sobre ella nuestra crema. Asegúrate de esparcir bien la mezcla, lo ideal es que esta sea liquida pero que tenga algo de firmeza.

    Vertemos la mezcla sobre nuestra base

  8. Luego la llevamos a la nevera y la dejamos ahí por unas dos horas.
  9.  Finalmente tomamos la mermelada y  un poco de gelatina. Realizamos el mismo proceso de antes con la gelatina y cuando la hayamos sacado del microondas la combinamos con la mermelada. Luego, batimos y una vez la mezcla sea homogénea, la esparcimos por encima de nuestra tarta ya fría.
  10. Finalmente, dejarla reposar en el refrigerador unos 20 minutos más.

    Tarta de queso sin Horno

    Tarta de queso sin Horno