Muchas personas atribuyen el precio de ciertos alimentos a su calidad y otros a su exclusividad o escasez, pero en cualquier caso es que algunos alcanzan uno precios muy desorbitados.

Cada país cuenta con sus propios productos gourmet y en todos y cada uno de ellos se pueden encontrar exquisiteces disponibles solamente para aquellas personas que están dispuestas a pagar un alto precio por ellos. A continuación te vamos a enseñar algunos de los alimentos más caros del mundo.

1) Caviar blanco

El conocido como caviar blanco viene del pez esturión beluga y está considerado como el caviar más caro de todo el mundo. Cuanto más años tiene el pez, de mayor calidad son sus huevas. En concreto la raza «huso huso» es tardía en su maduración y de crecimiento lento, pudiendo llegar a vivir más de 150 años. Este caviar procede de Irán, concretamente del mar Caspio, el lago de agua salada más grande del mundo. Su precio es e 25.000 dólares el kilo.

2) Carne de buey

La carne de buey Wgayü procede de la región conocida como Hyögo de Japón. Esta raza se introdujo como animal de carga en el siglo II para trabajar en los cultivos de arroz. La abrupto topografía de Japón consiguió que esta raza se mantuviera aislada de otras y así mantener las cualidades de la carne iniciales.

Lo que hace especial a esta carne es su ternura, su sabor y su textura marmórea. Es mucho más delicada y jugosa que el resto de las carnes pero hay que tener un cuidado especial a la hora de prepararla ya que si se pasa el tiempo de cocción pierde su calidad. El precio de esta exquisitez está entre 100 y 300 euros el kilo.

3) Azafrán

El conocido como «oro en hebras» es el mejor azafrán de todo el mundo. Cada flor tiene solamente 3 estigmas por lo que se necesitan casi 200.000 flores recolectadas a mano y cuyos estigmas debes ser quitados uno a uno.

4) Trufa blanca

En la zona italiana de Piamonte, la trufa blanca es de color amarillento marrón en su interior y de color pálido en el exterior. Gracias a su delicioso sabor y aroma, puede llegar a alcanzar precios desorbitados, habiendo existido temporadas en que han llegado a costar más que los diamantes, 100.000 euros por 750 gramos.

5) Melón Yubari King

El precio de este tipo de melón es debido a la exclusividad del área, ya que solo se producen unas 200 unidades cada año en una localidad muy pequeña de Japón. El método de cultivo también es especial ya que se realiza mediante una instalación muy compleja de tuberías que controlan la pureza y la temperatura del agua.

6) Jamón Manchado de Jabugo

Esta variedad autóctona de cerdo ibérico se encuentra en período de extinción, ya que solamente quedan 51 machos y 73 hembras repartidos por Andalucía y Extremadura. Las características de este alimento es única presentando una grasa infiltrada y una textura y sabor excepcional. El precio de este producto es de 500 euros por kilo.

7) Hongo Matsutake

Este tipo de hongos cuentan con una producción muy baja ya que solamente crecen en los lugares en los que hay pinos y como a partir de los años 70 se dejaron de plantar en Japón este producto se ha convertido en uno de los más solicitados en el mundo. El kilo de estas setas puede llegar a costar 2000 euros.

8) Queso pule

El queso pule fue considerado como el más caro del mundo en el año 2012, ya que la leche con la que se prepara procede de una raza muy singular de burra de los Balcanes que se encuentran en peligro de extinción. Su precio ronda 1000 euros el kilo aunque se ha llegado a pagar incluso 5000 euros.

9) Café Civeta

Este café, considerado como uno de los más caros del mundo se consiguen después de ser ingeridos por la civeta y una vez han pasado por su tracto intestinal y expulsados por sus heces. La curiosidad es que el grano interno no lo llegan a digerir pero sí se modifica químicamente por las enzimas que están en el estómago de la civeta. El kilo cuesta unos 500 euros.

10) La bonnotte

Estas patatas tan pequeñas se cultivan en una isla de la costa francesa en el océano Atlántico, Noirmoutier. Además este producto se fertiliza con algas marinas que las otorga un sabor salado muy agradable. Solamente se producen unas 100 toneladas al año por lo que su precio ha llegado a costar 2500 euros por kilo.